La maestra Ana

Yuleisy Cruz Lezcano

Despierta

en medio del sueño 

se abría una ventana

en mis ojos,

se caía en el piso el cerrojo

y en una escuela lejana

la maestra Ana me decía

eres más bella

cuando con fantasía

pintas garabatos

y yo mirando mis zapatos,

no me atrevía a mirarla.

Otros niños decían 

que en el observarla,

se cumpliría la profecía

que la maestra Ana

me rubaría 

la infancia y la fantasía.

Con algo de osadía,

mirando en los ojos

la maestra Ana,

en su cara de anciana

había una mirada igual a la mía.

******
 

Sin sentido del olfato

 

Pasando desconocidos

lugar similar a un donde

silenciosamente nos ignoramos

en las calles de la mentira

señadas de perros sin olfato

paredes llenas de garabatos

quien es facista

quien es comunista

quien no entiende los pasos 

pero baila

donde la gente se amontona

en su dolor y ríe

mirando vitrinas de cristales

que mueven las sombras.

*****

 

Callar

 

El perro del vecino ladra,

no me molesta.

Me molesta el vecino 

que grita contra el perro

cuando ladra.

La voz humana

me saca del vacío,

cierra los recortes de luz

y me roba el sentido 

de la oscuridad que habita

la parte animal que en mí grita.

delante a los gritos banales

cuando mi boca calla,

la inteligencia no halla

la manera de decir "basta".

Y cuando la paciencia se gasta,

la mirada se vira 

hacia el estado que atravieso

cuando tropiezo 

con un imbécil 

y las cosas que quisiera decir,

me las trago.

****

 

Escapar

 

Tengo ganas de aletear,

volar más alto de esta burbuja

que me lleva y me empuja

dentro de una emoción que me atrapa

lejos de algo que escapa

del cielo que se extiende

en mis labios.